Saltar al contenido

Cuando no se puede hacer masajes?

No es una buena idea programar una cita de masaje si experimenta alguno de los siguientes:

  • Tiene fiebre
  • Estuvimos recientemente involucrados en un accidente
  • Está mareado o con náuseas
  • Están magullados o tienen heridas, sarpullidos o quemaduras severas de sol.

En estos casos, es importante estabilizar su condición médica primero. Después de que se haya recuperado, o la condición esté bajo la administración de un proveedor médico que esté de acuerdo en que el masaje sería útil, puede llamar para programar una cita.

En general, las preocupaciones o condiciones médicas pueden significar que el terapeuta necesita adaptar la técnica de masaje o la duración de la sesión.

¿Qué debo hacer si tengo una condición específica?

Si tiene una condición de salud temporal o crónica, es importante seleccionar un terapeuta que demuestre sensibilidad y comprensión de sus condiciones o síntomas. Muchos terapeutas han avanzado el entrenamiento de masaje sobre cómo proporcionar un protocolo de tratamiento eficaz que complementará otros tratamientos / esfuerzos que está siguiendo para reducir o eliminar los síntomas. (Si aún no tiene un terapeuta de masaje, consulte la sección: ¿Cómo puedo encontrar el terapeuta de masaje adecuado?)

Antes de hacer una cita, revise la lista de condiciones médicas a continuación e informe a su terapeuta si alguna de estas condiciones se aplica a usted. También asegúrese de informarle a su terapeuta quién diagnosticó sus síntomas / afecciones (su médico o proveedor de atención primaria, un proveedor de terapia complementaria o usted mismo).

Es importante que el terapeuta sepa si las condiciones / síntomas son constantes pero se manejan de manera efectiva, o son nuevos y no se manejan de manera efectiva. Para ayudarlo a identificar cuál es cuál, lea las descripciones a continuación.

Las condiciones / síntomas están en curso, pero se manejan efectivamente si son:

  • Familiar, entiendes lo que hace que la condición / síntomas sea mejor o peor
  • Bajo control con medicamentos
  • Gestionado eficazmente con actividades de apoyo, como el ejercicio
  • Se estabilizó y probó con éxito en el tiempo o con actividades específicas

Las condiciones / síntomas son nuevos y no se administran si:

  • Acaba de comenzar a equilibrar la dosis de la medicación y las actividades diarias
  • Estás empezando a observar el control o la disminución de los síntomas
  • Sus síntomas parecen ser mejores, pero no han sido probados por actividades diarias adicionales

Dígale al terapeuta si tiene estas condiciones

Informe a su terapeuta si tiene (o en algunos casos ha tenido) alguna condición de una de estas categorías:

  • Condiciones de la piel contagiosas (forúnculos, verrugas o herpes)
  • Otras afecciones de la piel (quemaduras, erupciones cutáneas o úlceras)
  • Problemas del sistema circulatorio (presión arterial alta, venas varicosas o accidente cerebrovascular)
  • Problemas del sistema digestivo (úlceras, síndrome del intestino irritable o colitis)
  • Edema
  • Problemas del sistema endocrino (diabetes o disfunción tiroidea)
  • Condiciones del sistema musculoesquelético (síndrome del túnel carpiano, fibromialgia, osteoporosis, artritis reumatoide)
  • Problemas de linfa / sistema inmune (fatiga crónica o VIH / SIDA)
  • Condiciones del sistema nervioso (herpes o enfermedad de Parkinson)
  • Problemas del sistema respiratorio (asma)
  • Condiciones misceláneas (embarazo, migrañas, cáncer)

¿Cuáles son algunas otras precauciones?

Existen condiciones adicionales en las que la terapia de masaje podría causar efectos adversos. Una vez más, si tiene alguna condición (crónica o aguda) o está tomando algún medicamento, debe consultar con su proveedor de atención médica primaria antes de ver a un masajista. En algunos casos, el masaje puede ser apropiado con algunos cambios en las técnicas o la sesión.

Por ejemplo, si tiene una herida o quemadura abierta, el masajista evitará esa área. O si tiene alfileres, grapas o articulaciones artificiales, es posible que el terapeuta necesite alterar las técnicas también. Las decisiones individuales deben tomarse de acuerdo con las circunstancias y, en muchos casos, con el asesoramiento médico.

Además, si es alérgico a ciertos aceites, cremas, limpiadores o desinfectantes para masajes que se usan en las sábanas y / o en las mesas, es posible que tenga que pedirle al terapeuta que use productos diferentes o que traiga los suyos propios.